¿y después del día D?

Meses buscando el vestido perfecto, probablemente la prenda más cara y menos amortizada que tendrás nunca, pero a la vez la que más ilusión y lágrimas ha generado a tu alrededor. Y pasa el día “B” y lo miras encima del sofá y piensas… ¿y ahora qué hago contigo?

No todos los cuentos de hadas duran para siempre y, aunque hoy te parezca una opción imposible, llegará un momento en el que te sorprenderás a ti misma cuestionándote qué destino darle a tu otrora querido vestido de princesa. Son muchas las amigas que, tiempo después de su boda me comentan que lo tienen guardando polvo en el armario y no saben qué hacer con él. Con todo nuestro cariño para ellas, y para todas nuestras lectoras que os veis en la misma disyuntiva, os traemos hoy algunas ideas para darle una vida después de la boda a vuestro vestido de novia.

Opción 1: GUARDARLO 
Es lo más tradicional. Desde que tengo uso de razón me recuerdo yendo a casa de mi abuela y probándome el vestido de novia de mi madre. Si tienes espacio en casa y los sentimientos ganan en la batalla, por descontado es una opción más que viable, y tus hijas futuras te lo agradecerán. Además, podrás preparar fiestas “remember” con tus amigas, y volver a vestir el vestido de vuestra boda. Así que, busca una buena forma de conservarlo para que dure intacto a lo largo de los años.

 

Opción 2: TEÑIRLO
Y convertirlo en un vestido de fiesta. Por supuesto, llévalo a un especialista para que lo tiña y quede todo uniforme, y piénsalo muy bien antes de decidirte porque una vez teñido, volver al blanco impoluto será tarea bastante difícil.

DIY Dip-Dye Ombre Wedding Dress

 

Opción 2: CORTARLO
Otra opción para darle una segunda vida a tu vestido es cortarlo, y usarlo en cócteles, bautizos…

Cute A-line Bateau Neckline Sleeveless Wedding DressSimple Draped V-neck Tea-length Wedding Dress

landscape-1427405165-lead

 

Opción 3: RECICLARLO
Es la última moda y es que, tantísimos metros de tela pueden ser usados para infinidad de nuevas vidas: desde trajes de cristianar, ropa para niños, hasta joyas o lencería a medida. También puedes usar un trozo para hacer un cuadro conmemorativo del día de vuestra boda.

 

Fairy Godmother creations

 

Opción 4: VENDERLO…o alquilarlo
A priori puede parecer un poco improbable que una novia quiera casarse con el vestido que ha usado otra chica antes, pero la realidad es que los tiempos han cambiado, tenemos la mente más abierta y somos más conscientes de la necesidad de ahorrar en aquello que no es indispensable. Una ecuación perfecta para que el vestido que te dio tan buenos momentos pueda hacer feliz a otra novia. Si no quieres deshacerte de él, alquilarlo también es una buena opción para aquellas novias con un presupuesto ajustado.

Una página donde puedes vender tu vestido y que funciona bastante bien es https://www.preownedweddingdresses.com/

Opción 5: DONARLO
Es una práctica muy común en Estados Unidos, donde hay muchas organizaciones caritativas donde se pueden donar los vestidos para regalar un sueño a mujeres con pocos recursos. La semana que viene te contaremos más al respecto, ¡estate alerta, que es muy interesante!

Opción 6: DESTROZARLO
Tal y como te contamos en nuestro post dedicado al “Trash the dress”. Corre a leerlo ya, que tienes muchas y muy divertidas ideas para “destrozar” tu traje de novia, o más bien, hacer con él todo lo que nunca creíste atreverte a hacer con tu soñado vestido.

 

Y tú, ¿Qué hiciste con tu vestido? ¿Qué harás después de usalo en tu gran día?

 

 

 

 

680 Total visitas 2 Visitas hoy
Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *