El cuento de Hadas de Débora y Toni

Débora y Toni

Hoy queremos contaros la historia de Débora y Toni. Unos novios muy especiales a los que tuvimos la suerte de organizarles la boda. Y sí, digo SUERTE porque es una pareja encantadora que contagian el amor que se tienen a todos los que le rodean.

La pedida de mano fue preciosa y sorprendente. Sucedió  en una plaza súper conocida de Formentera, en uno de sus viajes de fin de semana. Toni la llevó a ver un concierto en una placita de la isla cuando, en cierto momento de la noche, subió al escenario y delante de todos los asistentes lanzó la gran pregunta. Por supuesto, la respuesta fue un Sí rotundo de Débora que no se creía el momento tan maravilloso que estaba viviendo, muy emocionada.

 

 “Fue precioso, no podía haber tenido una mejor pedida de mano”.- Débora.

El Día D

Si bonita había sido la pedida de mano, la boda no lo fue menos. Se casaron en una gran “possessió” mallorquina del siglo XVII, la cual es verdaderamente preciosa.

Débora se preparó en la suite nupcial de la finca en compañía de su hermana y su madre; y además tuvo la visita de dos seres pequeñitos, pero muy especiales para ella, sus dos tesoros.

Para el gran día eligió un vestido de Pronovias que la convirtió en toda una princesa. Su “algo usado” fue el cancán, el “algo viejo” un anillo al que tiene especial cariño, y el “algo azul” los impresionantes pendientes que hacían juego con sus ojos. El ramo de flores estaba compuesto por peonias blancas y rosas, cuyos colores fueron los elegidos para decorar todo el evento.

En cuanto a nuestro querido novio, no podía estar más elegante a la par que nervioso. Cabe destacar su corbata gris a juego con las pajaritas que llevaban sus niños. ¡Realmente encantadores!

Su madre fue una gran aliada estando con él en todo momento. Además, con la llegada de los primeros invitados, Toni empezó a sentirse más arropado. Familia y amigos juntos en un día tan importante.

Toni es una gran persona, me sabe calmar cuando más lo necesito, somos el yin y el yang.- Débora.

 

Ceremonia

Celebramos la ceremonia en un emplazamiento muy especial que se encuentra en la misma finca: un anfiteatro. Cuando les llevamos a verlo, no hizo falta buscar más. Fue amor a primera vista con el lugar donde pondrían punto y seguido a su historia de amor. Un lugar tan original como especial y bonito. Gracias a la forma semicircular y a la disposición de los asientos en diferentes alturas, los invitados no se perdieron detalle de lo que sucedió durante el intercambio de anillos y el tan esperado ¡Sí Quiero!

Además, nuestra pareja eligió, para hacer la ceremonia aún más especial, el rito de las manos, el cual simboliza la promesa real de los novios, que se unen en matrimonio, de que uniendo sus manos están uniendo sus vidas y sus corazones.


El día fue una verdadera fiesta, pero el momento más emotivo, sin duda, fue cuando Toni, durante la cena y por sorpresa, le cantó una sevillana a Débora, a la que se unieron amigos y familiares que habían estado ensayando durante meses. ¡Fue precioso!

Para mí el trabajo de mis organizadoras fue perfecto. Lo mejor es que están en todo y no se les escapa ningún detalle. Las recomiendo al 100%, ya que su atención fue exquisita, me hicieron sentir muy a gusto en todo momento. – Débora.

De todo corazón, deseamos a nuestros queridos Débora y Toni una larga y feliz vida en común.

¡Vivan los novios!

Fotografía: Olympus Digital Camera y Biel Mayans

Organizadoras: BLANC I NEGRE EVENTS

2373 Total visitas 1 Visitas hoy
Be Sociable, Share!

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *